La mayoría de los brasileños acceden a internet por medio de sus teléfonos celulares